Ante el inminente inicio de la administración Trump, era necesaria una definición. El presidente electo de Estados Unidos ratificó ayer por la mañana su intención de construir un muro fronterizo y hacer que lo pague nuestro país. Lo había dicho antes, durante la campaña, y lo ratificó con el triunfo en la bolsa. Horas después, el presidente Peña Nieto resolvió que era necesario abordar el tema y dejarlo zanjado, al menos desde la perspectiva nacional: “México no pagará el muro”. Añadió que en ningún momento aceptaremos nada en contra de nuestra dignidad como país. Lo dijo ante embajadores y cónsules que llevarán el mensaje por el mundo. Cada quien mostró sus cartas. México no puede, frente a las amenazas del exterior, dar un paso atrás. Relata “Pepe Grillo” en Crónica