Agencia de noticias y periódico digital: Golpe Político

Manuela V. Carmona

Orizaba, Ver., 10 de enero de 2017.- El Partido del Trabajo confía en poder conseguir las 121 mil firmas que se requieren para que la iniciativa presentada por el senador Benjamín Robles Montoya sobre el tema de la gasolina pueda considerarse iniciativa ciudadana, expuso el miembro de la Comisión Ejecutiva Estatal del PT David González Rojas.

En rueda de prensa dijo que habrán de lograr el objetivo para lograr las firmas y enviar la iniciativa de que el precio de la gasolina se fije en 10 pesos.

“Peña Nieto no tiene palabra, la reforma energética fue un engaño…ya basta de bonos millonarios y casas blancas para presidentes que el gobierno sigue subsidiando. El PT está a favor de un precio real, justo para la gasolina y si estás en contra del gasolinazo debes firmar la iniciativa; por ello manifestamos la individual, libre y consciente de informar para que firmen esta iniciativa y presentarla ante el Congreso por el senador Benjamín Robles Montoya y se convierta en una iniciativa ciudadana”.

Acompañado de Francisco Alejandro Carmona coordinador del PT en Orizaba expusieron que ya se cuenta con los formatos, los cuales son simples donde viene firma, nombre y clave de elector del ciudadano y junto con la iniciativa que el senador presentó en la Comisión Permanente se hará acompañar esta iniciativa con 212 mil firmas.

Los formatos serán distribuidos a través de los Comités Municipales del PT quienes se encargarán de hacerlos llegar a los ciudadanos.

“El planteamiento del senador Benjamín Robles Montoya es que desaparezca el impuesto a la gasolina y con esto haríamos sustentable la propuesta de 10 pesos el costo de la gasolina, que es un costo real. El año anterior de acuerdo al Instituto Politécnico Nacional el costo de la gasolina era de 5.66 pesos lo demás impuesto y coyotaje”.

El PT tiene hasta inicios de febrero para conseguir las firmas para respaldar la iniciativa.

“La política recaudatoria del gobierno federal ha resultado fallida, la reforma energética que idealizó Peña Nieto fue una farsa, nada de los derivados del combustible e hidrocarburos ha disminuido su valor, al contrario, desde el 2013, los precios al público de estos insumos han ido a la alza”, precisó.

Sostuvo que México se convirtió en uno de los países que más caro vende la gasolina en comparación al poder adquisitivo del salario de los trabajadores, lo que significa un verdadero colapso del ingreso familiar y una irritación social en ascenso exponencial.

Expuso que el gobierno está cambiando el esquema de producir más gasolina buena y barata por el de comprarla en el exterior, y comprarla a las empresas extranjeras residentes en México pero a precios internacionales, importando un 60 por ciento de lo que se consume.

Paralelamente, puntualizó, el gobierno viene cerrando refinerías como parte de su política pública de exterminio de Pemex.