Ojalá con todo esto, Chedraui, Walmart y Aurrera les paguen salarios más decorosos a sus empleados (as). Han defendido las tiendas como si fueran su patrimonio, cuando todos sabemos que ganan miserables salarios…