Agencia de noticias y periódico digital: golpepolitico.com

Xalapa, Ver., 16 de octubre del 2016.- La Confederación Auténtica de Trabajadores (CAT) manifestó su rechazo a la reforma constitucional en materia de justicia laboral, recién aprobada por la Cámara de Senadores, al considerar que ésta será riesgosa para los trabajadores al no tener una verdadera representación sindical y las empresas muy fácilmente los puedan despedir, pero sobre todo porque se judicializará la justicia laboral, al desaparecer las juntas de conciliación y arbitraje, para sustituirlos por tribunales o juzgados laborales del poder judicial de la federación o de los estados.

María de Jesús Rodríguez Vázquez, secretaria general de esta central obrera, dio a conocer que están preparando una contrapropuesta para hacer notar a los diputados, ahora que la vayan a analizar, sobre la necesidad de recapacitar en alguno de los capítulos que se están manejando.

“No estamos de acuerdo, primero, con la desaparición de las Juntas de Conciliación y Arbitraje, para ser atendidos los asuntos por los Juzgados laborales. Desaparece la impartición de la justicia que de manera tripartita se venía implementando y con esto se genera un desequilibrio entre los factores de la producción, que fue el motivo principal del nacimiento de esta Ley Federal del Trabajo que nos rige con las diversas modificaciones que ha tenido a lo largo de los años”, añadió.

Sostuvo que al desparecer las Juntas de conciliación y Arbitraje, está desapareciendo el sentido social que tiene la existencia de los sindicatos, que tiene la existencia de la legislación laboral e indicó que los argumentos que están manejando los legisladores, en este caso, el presidente Enrique Peña Nieto, para hacer este tipo de propuesta es que hay mucho rezago en el funcionamiento de las Juntas y manejan un grado de corrupción en la operación de las mismas.

20161013_104902

Sin embargo, mencionó que al transferir esta impartición de justicia a los juzgados, al poder judicial, “nos deja mucho que desear, porque todos sabemos que la impartición en el Poder Judicial es más corrupta que cualquier otra área. Me atrevo a decirlo, porque los que somos abogados, que hemos litigado en ese tipo de jugados, te puedo decir que en comparación con la actuación de las juntas de conciliación no tiene nada que ver, no tiene comparativo”.

Por tal motivo subrayó que ese argumento para nosotros no es válido, porque se va a volver una relación fría, se va a tratar un cierre de una empresa, donde están problemas, como una pensión alimenticia, como un delito de invasión de tierras.

“Equiparamos esta situación de la desaparición de las Juntas a que los asuntos se dirimen en un Juzgado del Poder Judicial, equiparado a lo que tú mandes al derecho penal, un delito de homicidio a que lo resuelva un Juzgado, o a un tribunal agrario, nada que ver y que no lo saben realmente los que manejan un área y otra. No estamos de acuerdo en eso por supuesto”, abundó.

Además, dijo, le quitan facultades a las Secretarías de Trabajo, tanto locales como federales, respecto a los trámites para llegar a un arreglo conciliatorio con las partes en pugna, “un arreglo de pláticas para que una empresa o un sindicato funcione de manera correcta.

Señaló que al quitar las juntas de conciliación, se creará un centro de Conciliación a nivel nacional, y el registro de Contratos Colectivos y el registro de sindicatos, donde se registrará un sindicato, se creará un centro descentralizado con capacidades propias, hablando de una manera patrimonial, con presupuesto propio, autónomo para tal fin y vaticinó que estos registros corren el riesgo de burocratizarse, lo que sería riesgoso para los organismos sindicales.

Y fue más allá al señalar que se desconoce qué medios, que herramientas tendrán las partes para llegar a un arreglo, tanto los sindicatos, que algunos nos excedemos en algunas peticiones con una empresa que tenemos problemas, o qué vamos a hacer cuando las empresas no cumplen con los derechos que tienen los trabajadores.

En ese tenor, señaló que las Secretarías de Trabajo, tanto locales como federales, se quedarán únicamente con la gestión de las inspecciones del trabajo porque eso es lo que ha dejado esta reforma.

Mencionó que como central obrera no están en contra de que se modernice la impartición de la justicia laboral, ya que siempre hemos sido los primeros en apoyar este tipo de acciones, pero los puntos mencionados establecidos en la iniciativa, aprobada recientemente por el Senado de la República, se nos hacen delicados y riesgosos, porque con ello están desapareciendo los ideales que crearon la justicia laboral en el país, concluyó.